Logo de sala primera de la corte suprema de justicia
A- A A+

Presidenta de la Corte juramentó al Magistrado Luis Guillermo Rivas Loáiciga como presidente de la Sala Primera

En sesión de Corte Plena de este lunes 20 de enero, la Presidenta de la Corte, Zarela Villanueva Monge juramentó al Magistrado Luis Guillermo Rivas Loáiciga como Presidente de la Sala Primera de la Corte Suprema de Justicia.

 

Rivas Loáiciga es Abogado y Notario Público, además cuenta con dos maestrías, una en Administración de Empresas y otra en Derecho Empresarial. Su larga trayectoria laboral ha dejado huella en distintas oficinas judiciales del país y en el año de 1999 fue electo magistrado propietario de la Sala Primera, cargo que ocupa hasta la fecha.

 

El Magistrado Luis Guillermo Rivas asume la Presidencia de la Sala Primera tras la jubilación de la Magistrada Anabelle León Feoli, misma que se acogió a su derecho el pasado mes de diciembre.

Fotografía tomada cuando se juramentó al Magistrado Luis Guillermo Rivas como Presidente de la Sala Primera 

 

 

Sección de Prensa

Depto. Prensa y Comunicación

Poder Judicial

Enero 20, 2014


LA NACION

 
propone fallos de calidad y más rápidos

Luis Gmo. Rivas asume presidencia de Sala I


POR Luis Ramírez - Actualizado el 9 de febrero de 2014 a: 12:00 a.m.


Para Luis Guillermo Rivas, nuevo presidente de la Sala I de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), el principal reto que tiene esa instancia está en poder agilizar las sentencias pero manteniendo su calidad.


El pasado lunes 20 de enero, el magistrado de 63 años fue nombrado como presidente de la Sala I, tras haber ocupado el puesto de forma temporal e interina.


Rivas comentó que ha sostenido conversaciones con el resto de los miembros de la Sala para discutir las medidas que deberán implementarse con el fin de lograr los objetivos que se ha trazado.


“Nos hemos reunido para ver cómo tratamos de hacer una sentencia que considere todos los aspectos, pero que se logren resolver de forma muy concreta”, manifestó el nuevo jerarca judicial.


El juez asumió el lugar de la ex magistrada Anabelle León Feoli, quien se acogió a su jubilación en diciembre del año anterior.


Tareas pendientes. Rivas indicó que dará continuidad al planteamiento de León sobre mejorar el desempeño de los magistrados que conforma la Sala I.
Dentro de esos planes figura coordinar con las diferentes comisiones de la Sala Primera para conocer sus necesidades y optimizar las labores a lo interno de cada una de esas unidades de trabajo.
Esta Sala conoce apelaciones en las materias agraria, arbitral, civil, contencioso administrativo, tributaria y de notariado.


Rivas es un abogado y notario que cuenta con dos maestrías, una en administración de empresas y otra en derecho empresarial.


Desde 1999 fue electo magistrado de la Sala Primera, cargo que ha ocupado hasta la fecha.


Plan. Entre sus tareas a futuro, Rivas destacó el impulso que quiere dar a dos proyectos de ley que se encuentran estancados en la Asamblea Legislativa pues, a su criterio, podrían mejorar el desempeño la Sala I y agilizar los casos que están pendientes de sentencia.


El primero es un plan que pretende reducir el tiempo de los juicios civiles, los cuales pueden tardar hasta 15 años en ser resueltos y en los que tramitan desde disputas por bienes de difuntos, hasta daños por un choque o incumplimiento de contratos.


La otra iniciativa busca modificar el proceso en los casos agrarios. Según Rivas, la idea es que los usuarios puedan acudir a otra instancia de revisión con menos formalidad.


“El recurso de casación a veces es muy formal. El proyecto busca que los procesos se desformalicen, pero debemos hacerlo con cuidado, dentro del rigor que debe tener un recurso de casación”, explicó.

 


 

Actualidd Judicial, 13 de febrero de 2014
Comunicado de Prenda

Luis Guillermo Rivas Loáiciga, Presidente Sala Primera
CELERIDAD EN SENTENCIAS RETA A SALA PRIMERA


 
Señala importancia de impulsar reformas legales tendientes a dotar de nuevos códigos procesales a las Jurisdicciones Civil y Agraria.
Con objetivos muy claros inicia este año el trabajo de la Sala Primera, bajo la dirección de su nuevo Presidente, el magistrado Luis Guillermo Rivas Loáiciga. La celeridad en las sentencias que dicta, garantizando su calidad y la necesidad de reformas legales en materias Civil y Agrario, son los retos primordiales.

 

Rivas Loáiciga asumió oficialmente el cargo de Presidente de la Sala Primera, el pasado 20 de enero, luego de su juramentación en Corte Plena.

 

Para el magistrado uno de los retos más importantes que tiene esta Sala de Casación Civil, Contencioso Administrativa, Agraria y Notarial, es marcar la diferencia para brindarle mayor celeridad a sus sentencias.

 

“La formalidad del recursos de casación y la preocupación porque sea una sentencia de calidad, a veces, hace más lento el proceso y por ello nosotros debemos ver de qué manera esa respuesta que damos sea más ágil, mediante la revisión de los procedimientos y requisitos. Vamos a trabajar por garantizar una sentencia más ágil, más concreta, sin dejar de lado la calidad”, explicó Luis Guillermo Rivas Loáiciga.

 

De ahí que desde que asumió, ha mantenido reuniones con los magistrados y magistradas de la Sala y las personas colaboradoras, para alcanzar este objetivo.

 

Datos estadístico de la Sala Primera señala que actualmente se cuenta con alrededor de 1400 asuntos en su circulante, de los cuales más de 700 expedientes corresponden a la materia contencioso administrativa, seguido por unos 400 procesos civiles y alrededor de 100 asuntos agrarios y el restante son relacionados con otros asuntos.

 

La necesidad de agilizar los procesos en las Jurisdicciones Civil y Agraria prevalece como un reto por alcanzar. “Debemos trabajar en el impulso del cambio legislativo, para que se dote a la materia Civil y Agraria de nuevos códigos procesales que se mantienen en discusión en el Congreso, para darle una resolución más rápida a los conflictos”, puntualizó el magistrado Rivas Loáiciga.

 

La incorporación de nuevas tecnologías es un proyecto ya encaminado que esperan pronto aplicar a lo interno de la Sala de Casación, mediante la votación electrónica.

 

Según explicó el jerarca judicial, se está en la etapa de adaptación de la sala de votación y la instalación de los equipos correspondientes. “La sentencia va a ser revisada en una sesión de trabajo, para luego pasarla en limpio y llevarla una semana después a votación electrónica, donde se le dará una segunda revisión y análisis y finalmente se contará con la sentencia completa para votarla y pasarla a la Secretaría de la Sala Primera que tendrá a cargo la comunicación de las partes”, detalló el magistrado Rivas.

 

“Mi interés es que podamos llegar a dar un mejor servicio, acortar los tiempos en los dictados de sentencia y que éstas sentencias continúen siendo de calidad, bien fundamentadas y que las personas usuarias se sientan satisfechas al tener una respuesta pronta”, manifestó Luis Guillermo Rivas Loáiciga.

 

Alcances de sus fallos

El recurso de casación en materia civil, contencioso administrativa, notarial y una tercera instancia rogada en agrario es el pináculo de todo proceso y lo que decida la Sala Primera se constituyen en cosa juzgada material, cuyos fallos son inamovibles y definitivos, así describe el Presidente de la Sala la importante labor en casación.

 

“El objetivo es encontrar esa ley que está mal aplicada o mal interpretada, si es que es así y darle una correcta aplicación en beneficio de la seguridad jurídica, cuya aspiración es que haya una uniformidad en la ejecución de la ley. Y eso es lo que pretende el recurso de casación, que los hechos sean establecidos en forma razonable, apegados al ordenamiento jurídico”, indicó Rivas Loáiciga.

 

De allí los alcances que tienen los fallos de la Sala Primera en diversos sectores sociales, desde la resolución del conflicto civil entre dos particulares por el tema de propiedad de una finca o la responsabilidad de daños ocasionados a un bien, que tienen una repercusión y un efecto frente a los demás conflictos similares que se resuelvan.

 

Igualmente las resoluciones de casación en materia contencioso administrativa donde existe un reclamo de las personas hacia el Estado o entre instituciones públicas en temas tan diversos como la minería, tarifas de servicios públicos, fertilización in Vitro, contrataciones de proyectos públicos y sus atrasos o repercusiones, errores médicos por mala praxis y temas bancarios, así como la resolución de daños y perjuicios por condenas constitucionales, temas ambientales por daños a ríos, manglares o el respeto de la zona marítimo terrestre, que impactan a la sociedad costarricense.

 

Trayectoria

El Magistrado Luis Guillermo Rivas Loáiciga es Licenciado en Derecho y Notario de la Universidad de Costa Rica y cuenta con dos maestrías en Administración de Empresas de la Universidad Latina y en Derecho Empresarial de la Universidad para la Cooperación Internacional.

 

Su carrera judicial inició en 1976, cuando ingresó al Poder Judicial para desempeñarse como defensor público, en su natal Liberia. Cargo que asumió por tres años.

 

Entre 1979 y 1987 fue nombrado Juez Civil, Penal, Trabajo, Agrario y Tutelar de Menores de Liberia, “para ese tiempo me correspondía resolver asuntos penales en audiencia, en cuya etapa ya había oralidad y me correspondió dictar algunas sentencia orales”, destacó Rivas Loáiciga.

 

Su experiencia lo llevó en 1987 a ocupar el puesto de juez del Tribunal Superior de Liberia, donde dos años después se constituyó en Presidente de dicho órgano jurisdiccional.

 

La carrera judicial lo llevó a trasladarse hasta San José para integrar el Tribunal Segundo Civil de esa provincia, entre 1997 y 1999.

 

Entre los años 1995 y 1999, su trabajo y experiencia lo llevó a desempeñarse como magistrado suplente de la Sala Segunda. “Mi nombre se comenzó a proponer, una vez que se le dio la oportunidad a los jueces de asumir este tipo de cargos, pues antes solo eran puestos que asumían personas de la academia y litigante. Luego de que se dio este cambio, integré el primer grupo de jueces y juezas a los que se les dio la oportunidad de postularse a la suplencia de la magistratura de la Sala Segunda”.

 

Para 1999, fue reelecto en su cargo de magistrado suplente, sin embargo ese mismo año la Asamblea Legislativa lo nombró magistrado propietario de la Sala Primera, cargo que desempeña desde hace dos magistraturas, cuyo último nombramiento se fijó para el 2015. Finalmente su labor lo llevó a constituirse en el Presidente de dicha Sala para el período 2014-2018.

 

“Uno sabía que la magistratura es la culminación de una carrera. Uno leía las sentencias de casación, que eran muy bien redactadas, se estudiaban con mucho interés porque marcan las pautas para la seguridad jurídica y porque contienen una riqueza en su fundamento”, recordó Luis Guillermo Rivas.

 

En breve:

Un pasatiempo: El cine y leer
Un libro: Pensar rápido, pensar despacio
Un lugar: Liberia
Comida preferida: Comida guanacasteca
Persona que admira: John F.Kennedy y Nelson Mandela
Un valor: Verdad y justicia
Un tesoro: La amistad
Persona usuaria: Nuestro cliente, quien solicita resolver un problema
Celeridad: Indispensable, necesaria, la aspiración de todos los procesos
Casación: vértice de todo el proceso, razonado y ágil
Jurisprudencia: Antecedentes importantes para la seguridad jurídica

 

Departamento de Prensa y Comunicación Organizacional